Castellano Catalán

Información de contacto

Tels:

977 21 26 58 / 21 26 93

Fax:

977 21 16 10

Dirección:

Rambla nova Nº 125 9º-3
CP 43001 (Tarragona)

Nuestro horario de atención al cliente es de lunes a viernes de 9h a 13h y de 16h a 19h.

Bienvenidos a Zapater Perea Cruz advocats

El kilómetro cero del despacho Zapater, Perea i Cruz, Advocats, se remonta al año 1980, cuando Francisco Zapater, junto con otros abogados tarraconenses, abrieron un bufete de abogados en Tarragona. Desde entonces hasta hoy -un tercio de siglo largo- han pasado por él diversos abogados. Actualmente, además de Francisco Zapater, forman parte del despacho las letradas Manuela Perea, incorporada el año 2004, y África Cruz, que se unió al proyecto en el 2009, aunque iniciada en la abogacía cinco años antes. El equipo humano lo completa Montse Jordá, secretaria del despacho desde 1983.

Se trata de un equipo profesional cohesionado, que armoniza el ojo clínico y la experiencia profesional, con la energía y el empuje propios de la juventud. Conciben el despacho como una “llar” jurídica donde sus miembros tratan de realizarse profesional y personalmente y cumplir una función social.

Ubicado en la Rambla Nova 125 de Tarragona, Zapater, Perea i Cruz, Advocats, opera fundamentalmente en Catalunya, pero también en el resto de España, incluso en el Tribunal de Estrasburgo, donde ha ganado algún caso.

Ofrece servicios especializados en derecho penal, matrimonial y civil, fundamentalmente, pero también en las ramas de derecho administrativo, laboral y extranjería.

La filosofía del grupo es la defensa integral del cliente, que abarca no solo el asesoramiento jurídico, sino también el apoyo psicológico y el humano. Al cliente se le acompaña profesionalmente desde el inicio del proceso hasta el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, si es necesario, pasando por el Tribunal Supremo y el Constitucional. El trato con el cliente es directo y personal para que se sienta arropado y seguro en los momentos de zozobra que todo problema jurídico suele comportar. El despacho procura ser también una oficina de derechos humanos.

Se trata, en suma, de una “tienda especializada” en la solución de problemas jurídicos, en especial penales y matrimoniales, donde el trato directo y personal con el cliente son prioritarios.